Por: Amín Cruz

“Nunca será tarde para buscar un mundo mejor y más nuevo, si en el empeño ponemos coraje y esperanza”. Alfred Tennyson.

El 2020 fue un año difícil fuera de lo común, un año de retos en que las cosas no salieron como se esperaba, en el ámbito político, económico, tecnológico y social. 

Este año será recordado como el más difícil de la historia reciente en el mundo, por la pandemia por coronavirus y la nueva normalidad a la cual tenemos que acostumbrarnos, así como la aceleración de los procesos de implementación tecnológica en diversos sectores socioeconómicos. 

Hubo planes que cambiaron, seres queridos que partieron y una pausa al ritmo de la vida. Hubo una pausa que nos permitió reconsiderar las cosas que valen la pena, fortalecer lazos familiares, reconectar con las personas que quieres en tu vida.

No hubo fiestas, pero descubrimos el valor de una pequeña reunión, las bodas fueron entre familia, cumpleaños y las relaciones entre amistades, nos dimos cuenta de que el festejo está en la unión y no en la celebración. 

No hubo trabajo de oficina, pero se descubrió que desde la casa se puede, además no es necesario atarse para trabajar. Hubo tristeza, alegría y hasta disgusto, pero compartimos un buen tiempo con nuestros seres queridos. 

Hubo dificultad, pero sin importar el reto, no hay mal que por bien no venga o salga. Hubo separación, pero nos reencontramos con nosotros mismos, lo importante es vivir y aprendimos a valorar la vida.

Fin del 2020, un año atípico y la entrada del Año Nuevo 2021, fecha tan esperada por millones de familias que sufren y esperan un nuevo devenir, hoy están separadas para evitar la propagación del covid-19 y cumplir con los protocolos de bioseguridad que han recomendado las autoridades del sector de salud. 

Por lo que ahora deseo un Feliz Año Nuevo, este tendrá un gran significado mucho más profundo que en años anteriores, sin importar que lo hagamos de manera digital en una tarjeta, vía remota por teléfono, en un video llamada o simplemente en un texto que expresemos en redes sociales, festejo vía zoom, de manera virtual.

El viejo año ahora está arrastrando sus días de acontecimientos poco gratos queafectará de hecho al 2021 que todo esperan que rompa este paradigma de un antes y un después, pero aún existe laincertidumbre… Pero hay esperanza. 

Efectivamente el 2020 nos arrebató y quitó muchas cosas, pero lo que nunca nos podrá quitar será la esperanza y la fe. No obstante, estaremos con fe de frente ante cualquier lucha, despediremos un año marcado por la pandemia.

Mi deseo es el bien de mucho éxito, paz, amor, felicidad y prosperidad para cada uno de Ustedes amigos, hermanos, colegas el mayor tesoro que puedo tener durante este comienzo es a la familia que son todos ustedes y del cual soy muy afortunado de poder contar con todos ustedes que conforman este Congreso Mundial de Prensa y Congreso Mundial de Universidades que en este año 2021 podamos disfrutar de estos tres regalos maravillosos que nos deja 2020, que es la solidaridad, resiliencia y humildad. 

 Bendiciones para cada uno de Ustedes que son mi Familia, colegas, lectores y pueblo en general, con el corazón en la mano: ¡Feliz Año Nuevo 2021! Fraternalmente Dr. Amín Cruz.

“Vivir sus deseos, agotarlos en la vida, es el destino de toda existencia”. Henry Miller.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here